miércoles, 2 de julio de 2008


La realidad opinable de un presidente burbuja

La realidad es un hecho relativo, einsteniano, depende de la velocidad de pensamiento de cada cual. Unos la ven y otros no. La crisis sólo existe en la cabeza de unos cuantos apocalípticos fugaces como nosotros. La felicidad es una actitud mental, sin embargo. Es la paz interior, la tranquilidad, la baba lenta que le cae al presidente.

Sebastián hablaba el otro día de la burbuja petrolífera, echando balones fuera ante su responsabilidad ministerial. Es la economía del pompón: jaboncito para hacer burbujas y otras cosas. La burbuja ideológica, sin embargo, es la que no termina de pincharse ante la recesiva realidad.

En la burbuja ideológica los asuntos económicos están resueltos, la gente se preocupa únicamente por los intangibles: la izquierda, por sus rencores históricos; la derecha, por sus valores. Y media España es inmune a los valores.

España lleva cuatro años de burbuja ideológica, herencia natural del colchón económico que heredó de Aznar. La izquierda se ha dedicado a lo suyo, a lo único que sabe hacer, la ideología en su versión pornodura: los cristianos son los judíos de antes, los culpables de todo; la Iglesia y sus valores retrógrados como responsables del supuesto atraso de España. La sotana como espantajo electoral funciona muy bien.

¿Cuándo pinchará esta burbuja ideológica y entraremos en la realpolitik?

5 comentarios:

Iojanan dijo...

Persio, estupendo análisis. Certero y por lo tanto, muy fácil de comprender. Saludos.

Javier dijo...

Lástima que los zETAlistas no entren en los blog´s de la derecha, peor para ellos, lo malo es que también es peor para España porque son ellos los que nos (des)gobiernan.

Un abrazo.

El Espantapájaros dijo...

Zapatero se ha metido en una espiral de eufemismos de la que ya no puede salir. Este hombre, ante la crisis, sólo sabe mentir y disimular, y la gente se va a enfadar por eso. ¿Qué problema tiene con la palabra "crisis"? En realidad, crisis es el momento de cambio de un ciclo económico, y se debería aceptar y, sobre todo, afrontar con medidas eficaces, no con discursos huecos y referencias internacionales. No aceptar lo evidente, y no obrar en consecuencia, nos va a salir a todos muy caro por culpa de este gobernante irresponsable y frívolo.

Que Zapatero baje los impuestos y reduzca el gasto público, que no nos hace falta tanta Aído ni nada por el estilo.

Pedrulo Maturulo dijo...

A ZP solo le va a espabilar una huelga general y esa no se producirá, por que los sindicatos son sus perros de la guerra...Saludos Persio.

Persio dijo...

iojanan, muchas gracias ;)

javier, entre deslectura y deslectura, vamos de mal a peor .

el espantapájaros, su pelea principal es con el lenguaje. Y hacen bien. Si una cosa no se nombra, no existe en la mente de buena parte de los votantes; y si le ponen un nombre suave, más suave parecerá la cosa en sus consciencias.

pedrulo, y seguramente hay más motivos ahora que en las últimas dos décadas.