martes, 1 de diciembre de 2009


El Vaticano defiende los minaretes...



En ocasiones parece que la iglesia católica sea la embajadora del islam en Europa... En ocasiones como la de ayer, criticando el resultado del referendum suizo, y en otras muchas, muchísimas, como por ejemplo cuando:

El cardenal Tauran se dirigió a "los musulmanes" por el fin del Ramadán: El Vaticano comprende la "violencia" en el "deseo de venganza” por la "pobreza".

O cuando:

La Iglesia Católica de Inglaterra y Gales propone la construcción de salas de rezo y de abluciones para musulmanes… en los colegios católicos.

Pero ha habido más reacciones al referendum suizo... ¡Reacciones...!

El consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas ha tachado de discriminatoria la prohibición de los minaretes. Al citado Consejo pertenecen, países como Egipto, China, Pakistán, Arabia Saudí, Bolivia, Cuba, Nicaragua, Rusia... Nada menos. Conocidos todos por sus políticas no discriminatorias...

Para Oskar Freysinger, sin embargo, del partido promotor del referendum, "la sociedad quiere defenderse del ala político-legal del islam puesto que (en el islam) no hay separación entre estado y religión." Conviene recordarlo.

Incluso conversos españoles del autodenominado "islam democrático" lo han manifestado de forma abierta, hasta el punto de poner por encima de la propia Constitución española a la sharia, "la Constitución por excelencia".
Éstos del "islam democrático" parecen aprendices de Montilla con turbante...

Para acabar: Toni Brunner, presidente del Partido Popular Suizo, afirmó: "Los votantes han rechazado con claridad la idea de las sociedades paralelas en Suiza así como la de una mayor expansión del islam, incluyendo el islam político y radical".

Pensadlo bien: Los suizos se han pasado por el arco del triunfo a todo el establishment y a toda la comunidad de bienpensantes políticamente correctos. Así de claro. ¡Enorme!


Javier poetiza la situación:

Le dijo el alacrán a la ranita
pásame al otro lado señorita,
y contestó la rana: no, no quiero
que me puedes matar con tu veneno.

Tanto insistió el arácnido al batracio
que se subió a su lomo muy despacio,
y en estando a unos metros de la orilla
le clavó, sin pensarlo, su espadilla.

¿Qué has hecho, desgraciado?,
¿cómo vas a llegar al otro lado?,
y con gran alborozo
le respondió el arácnido en el pozo:

En la naturaleza
no cabe compasión con la torpeza.

4 comentarios:

Javier dijo...

Lo deposité antes en el blog de Draco (ZP-192, el MeZquino). Creo que no está de más que lo ponga también aquí. Indudablemente cada día que pasa nos volvemos más parvos.

Le dijo el alacrán a la ranita
pásame al otro lado señorita,
y contestó la rana: no, no quiero
que me puedes matar con tu veneno.

Tanto insistió el arácnido al batracio
que se subió a su lomo muy despacio,
y en estando a unos metros de la orilla
le clavó, sin pensarlo, su espadilla.

¿Qué has hecho, desgraciado?,
¿cómo vas a llegar al otro lado?,
y con gran alborozo
le respondió el arácnido en el pozo:

En la naturaleza
no cabe compasión con la torpeza.

Un abrazo.

Gutiforever dijo...

Aquí en Italia, la Iglesia también está en esa postura suicida y absurda que los va a llevar directamente al suicidio.
Menos mal que aquí tenemos,-todavía-sociedad civil.

El método para evitar la construcción de mezquitas -viendo el entreguismo y claudicación ante el islamismo de la clase política y el Vaticano-,es el que mi amigo Roberto Calderoli ha impuesto como elemento disuasorio.
¿Y cual es?.
Pues pasear CERDOS por el terreno donde tienen previsto construir:el terreno, después de pasear a los cerdo sobre él, es considerado impuro.
El método funciona,y se ha evitado la construcción en Bolonia,Lodi y Roma.

Un saludo,Persio.

Persio dijo...

guti, eso de los cerdos es una idea estupenda. Y hay que llevarla a cabo. (Lo digo en serio.)

Gutiforever dijo...

Te cuenta una cosa.
Hace cosa de siete meses acompañe a Calderoli y a su mujer, junto a otro grupo de amigos, a Tierra Santa.
Allí en su condición de vicepresidente del Senado, nos dieron una recepción y comentando con gente del Miniterio de AAEE israelies,Roberto les comentó el plan "antimezquitas" y le dio una idea que recibieron entusiasmados:

-Pongan bolsas de plástico con carne de cerdo en los autobuses y en el transporte público colgadas de las barandillas y pasamanos.Ya verán como no se inmolan por que su carne se mezclacon los restos del cerdo al explotar, y así no suben al cielo con su jodido Mahoma y las "huríes".

Pues dicho y hecho.
desde entonces-mira en la prensa ya verás como no encuentras nada-,no ha habido ni un solo atentado,amigo Persio.