jueves, 24 de diciembre de 2009


Feliz Navidad



Por aquellos días se promulgó un edicto de César Augusto mandando empadronar a todo el mundo. Éste fue el primer empadronamiento hecho por Cirino, que después fue gobernador de la Siria. Y todos iban a empadronarse, cada cual a la ciudad de su estripe. José, pues, como era de la casa y familia de David, vino desde Nazaret, ciudad de Galilea, a la ciudad de David llamada Betlehem, en Judea, para empadronarse con María su esposa, la cual estaba encinta. Y sucedió que hallándose allí, le llegó la hora del parto. Y dió a luz a su hijo primogénito, y envolvióle en pañales, y recostóle en un presebre, porque no hubo lugar para ellos en el mesón. Estaban velando en aquellos contornos unos pastores, haciendo centinela de noche sobre su grey, cuando de improviso un Angel del Señor apareció junto a ellos, y cercólos con su resplandor una luz divina, lo cual los llenó de sumo temor. Díjoles entonces el Angel: No tenéis que temer; pues vengo a daros una nueva de grandísimo gozo para todo el pueblo, y es que hoy os ha nacido en la ciudad de David el Salvador, que es el Cristo, o Mesías, el Señor nuestro. Y sírvaos de seña que hallaréis al niño envuelto en pañales y reclinado en un pesebre. Al punto mismo se dejó ver con el Angel un ejército numeroso de la milicia celestial, alabando a Dios, y diciendo: ¡Gloria a Dios en lo más alto de los cielos, y paz en la tierra a los hombres de buena voluntad! Luego que los ángeles se apartaron de ellos y volaron al cielo, los pastores se decían unos a otros: Vamos hasta Betlehem, y veamos este suceso prodigioso que acaba de suceder y que el Señor nos ha manifestado. Vinieron, pues, a toda prisa, y hallaron a María y a José y al niño reclinado en el pesebre. Y viéndole, se certificaron de cuanto se les habia dicho de este niño. Y todos los que supieron del suceso se maravillaron, igualmente, de lo que los pastores les habían contado. María, empero, conservaba todas estas dentro de sí, ponderándolas en su corazón. En fin, los pastores se volvieron, no cesando de alabar y glorificar a Dios por todas las cosas que habían oído y visto, según se les había anunciado por el ángel.

Lucas 2, 1-20

8 comentarios:

Pedrulo Maturulo dijo...

Feliz Navidad, amigo que el próximo año nos traiga mucho blog.
Saludos.

Melvin dijo...

Tienes un premio en mi blog , el Premio Libertad 2009, que me ha llegado desde EL REPUBLICANO DIGITAL, dedicado a aquellos blogs comprometidos con la defensa de la libertad.

Un saludo y feliz Navidad.

Cowboy en paro dijo...

Feliz Navidad!!!

Nazaríes dijo...

Feliz Navidad D.Persio!!!!

CLD dijo...

Feliz Navidad para ti y tu familia!

JC Conde de Orgaz dijo...

Feliz Navidad, Persio

Como es costumbre te hemos preparado en La Terminal la tradicional tarjeta navideña para nuestros apreciados lectores y comentaristas habituales.

Saludos y que la pases bien

Caballero ZP dijo...

Feliz Navidad y prospero 2010

Persio dijo...

Feliz Navidad a todos, amigos.