martes, 9 de febrero de 2010


Derecho e injusticia

"El grueso de las carencias del sistema de Justicia actual es inherente a su condición de servicio público. Idealmente los criminales restituirían a las víctimas o serían castigadas (o perdonadas) a petición suya, pues no es "la sociedad" sino personas concretas las que han sido victimizadas. También estarían sujetas a trabajos forzosos con valor de mercado para pagar su manutención y compensar a las víctimas, en lugar de ser las propias víctimas y el resto de la sociedad quienes sufragamos su sustento. Un sistema de justicia privado y competitivo procuraría un servicio eficiente y mucho más respetuoso con las víctimas, que serían sus clientes y no simples súbditos."

Albert Esplugas