miércoles, 18 de noviembre de 2009


(Italia) Los ayuntamientos se rebelan contra Estrasburgo: Los crucifijos seguirán en las aulas




El 3 de noviembre el Tribunal Europeo de Derechos Humanos estimó que la exhibición obligatoria de crucifijos en las aulas es contraria al derecho de los padres a educar a sus hijos conforme a sus creencias y al de libertad de religión de los alumnos. El Tribunal acogió de manera unánime la reclamación de una ciudadana italiana que pidió la retirada de los crucifijos de las aulas de una escuela pública en las que estudiaban sus hijos.

Pero he aquí la rebelión de los municipios italianos:


En Trivolzio, con mil habitantes, en la provincia norteña de Pavía, su alcalde, Paolo Bremi, firmó una ordenanza municipal que prevé 500 euros de multa a quienes no expongan el crucifijo en lugares públicos. "El crucifijo es la expresión de los valores fundamentales civiles y culturales de Italia", afirmó Bremi.

El alcalde de Enna, ciudad de 30.000 habitante, en el centro de Sicilia, Rino Agnello, firmó hoy otra ordenanza que establece también multas de 500 euros a quienes quiten los crucifijos de las escuelas de la población. Agnello invitó a los otros alcaldes italianos mantener los crucifijos en las escuelas y dijo que el crucifijo en las aulas no es una "imposición religiosa, sino un símbolo". El edil aseguró que un crucifijo colgado en una pared de una escuela "no lesiona los principios de laicidad del estado".

En esa misma línea, el alcalde de Sassuolo, en la provincia de Módena (centro norte), Luca Caselli, repartió medio centenar de crucifijos en las escuelas de la localidad y en algunos casos
incluso los colgó él personalmente
. El concejal de Nápoles (sur) Ciro Signoriello, del PDL (el partido conservador de Silvio Berlusconi) colocó hoy en su banco del ayuntamiento napolitano un crucifijo.

El medio que se hace eco de la noticia intenta tergiversarla, titulando como si los ayuntamientos obligaran a poner crucifijos, bajo pena de multa, como si antes nunca hubieran existido y fueran una cosa ajena a la escuela.


Y ahora, una cortesía de Javier:

Se hace saber a la gente,
por bando municipal,
que ocupará el crucifijo
el lugar más principal
en despachos, oficinas
y salón Presidencial
por mucho que a algún idiota
pueda parecerle mal.

Cada cual ponga en su casa,
donde le pete, su asiento,
y en la casa del vecino,
si da su consentimiento,
pero en la casa de todos,
que es la del ayuntamiento,
quien lo pone es el alcalde,
si alguien lo duda, lo siento.

Vayan con Dios los ediles
y los demás ciudadanos
que el estar a bien con Dios
nos hace menos mundanos
y además… lo más prudente
es callar mientras gastamos
los dineros distraídos
con las putas a dos manos.

2 comentarios:

Javier dijo...

Por su semejanza con lo decidido por el alcalde del ayuntamiento de Baena y otros, paso a dejar aquí estos versos que deposité el día 8 del mes en curso en le blog de Monsieur de Sans-Foy como comentario al post del día.

El pregonero se anuncia con la trompeta y dice, con su soniquete de pregonero a punto ya de desaparecer:

Se hace saber a la gente,
por bando municipal,
que ocupará el crucifijo
el lugar más principal
en despachos, oficinas
y salón Presidencial
por mucho que a algún idiota
pueda parecerle mal.

Cada cual ponga en su casa,
donde le pete, su asiento,
y en la casa del vecino,
si da su consentimiento,
pero en la casa de todos,
que es la del ayuntamiento,
quien lo pone es el alcalde,
si alguien lo duda, lo siento.

Vayan con Dios los ediles
y los demás ciudadanos
que el estar a bien con Dios
nos hace menos mundanos
y además… lo más prudente
es callar mientras gastamos
los dineros distraídos
con las putas a dos manos.

Un abrazo y… lo cortés no quita lo valiente.

Amador dijo...

Qué envidia. Ojalá aquí en España nuestros políticos no fuesen tan acomplejados y tomasen nota de los italianos. Pero claro, ya se sabe, aquí tenemos que ser los más modernos y los más guays del mundo. Y así nos va.