miércoles, 10 de febrero de 2010


El rascacielos más alto del mundo no aguanta ni un mes y cierra sus puertas



Se alegan problemas eléctricos. Algunos de sus escasos inquilinos ya han comenzado a abandonar el edificio. En la planta baja, el área comercial está inédita, sin inaugurar; y la terraza del edificio, donde suben los turistas tras desembolsar 27 euracos, llena de polvo.

Se veía venir. El bluf de Dubai, o la imposibilidad del capitalismo en el mundo árabe.