martes, 25 de mayo de 2010


Dispensadores de oro



Mientras el papel moneda amenaza con desmoronarse en medio mundo, nada como la seguridad de las monedas rubias y ubérrimas de oro:

El empresario alemán Thomas Giessler ha sacado al mercado el primer cajero automático de lingotes de oro. El cajero controla a diario el precio del oro y ofrece monedas y pequeñas barras de oro que pesan hasta 10 gramos (con diseños personalizados).El propio aparato está hecho de oro y está situado en un lujoso hotel del Abu Dhabi, donde una suite cuesta 10.000 dólares la noche.
Vía